lunes, 1 de septiembre de 2014

Como lograr que los niños y los jóvenes se interesen por la ciencia

Einstein también fue niño. La capacidad de preguntar y de satisfacer la curiosidad. El gozo para aprender.
Por medio de un diálogo entre un adulto y un adolescente, tratamos de descubrir la causa del poco interés por la ciencia en niños y adolescentes.
Einstein también fue niño

Esta pregunta filosófica de porqué el niño o el joven ha perdido interés en el aprendizaje de la ciencia, es una de las más interesantes para hacernos desde la filosofía. Einstein fue niño y no se adaptaba perfectamente al colegio, sin embargo fue un genio.
El niño naturalmente tiene una actitud científica. El maestro de niños pequeños debe promoverla continuamente. En los colegios, suele darse que a medida que crecen, los niños pierden interés por la ciencia. En el colegio secundario, estudian obligados esta área del saber y ya no encuentran gozo en aprender. Esta pregunta filosófica de porqué el niño o el joven ha perdido interés  es una de las más interesantes para hacernos. Por medio de un diálogo trataré de profundizar en el tema.
Juan de 30 años, le pregunta a Jaimito de 15 años porqué no le interesa aprender física y química.

Jaimito: el profesor me habla difícil y no le entiendo y cuando me toma una prueba me va mal. Es como si al profesor le encantara que yo no entienda, o como si pensara que yo voy a considerarlo más inteligente porque habla de algo que no comprendo. Yo vivo al día y hago lo que me gusta, no lo que otro trata de imponerme.

Juan: pero se supone Jaimito, que el colegio busca enseñarte algo que te sirva y que aprendas a vivir.

Jaimito: ¿entonces porqué el profesor no me dice que relación tiene ese tema con lo que yo estoy viviendo? . Si a él o ella le interesara eso, me estaría mostrando que utilidad tiene para mi vida,  los gases, las fuerzas, la temperatura. Coloca en el pizarrón fórmulas que tengo que aprender de memoria y no comprendo que significan.

  Juan:   no debes perder el interés por lo que pasa a tu alrededor. Te propongo, que hagas lo mismo que hacías cuando eras chico, y te preguntes por todas las cosas. ¿Porqué son así? Y trates de contestarte. Mejor aún si lo discutís con otros. Quizás es la forma de aprender la que te molesta. Cuando tratan de imponerlo reaccionas.  
Lo tomas como un deber y el deber a vos no te agrada. Haces lo que te gusta.

Jaimito: eso es así.

Juan: ¿Por otro lado, no te gustaría resolver los  problemas de la vida que te van apareciendo? . Especialmente en esta área del saber, ¿si lo que te enseñan lo plantean como un problema no te gustaría más resolverlos?. Seguramente si te dieran premios en un programa de televisión te esforzarías por hacerlo.

Jaimito: si los premios me interesan, sí. Pero no me consideres un burro que voy detrás de una zanahoria. Yo soy íntegro con las cosas que considero valiosas, y me quieren entrenar en un colegio para escuchar a otros y tomar nota de las cosas que no me interesan. Ya escucho a muchos en la sociedad y en la política que no cumplen con lo que hablan. Prefiero hechos y además ser feliz.

Juan: ¿alguien te enseñó a disfrutar lo que vas aprendiendo?  

Jaimito: muy pocos. Mas bien querían que aprendiera porque me iba a hacer bien.

Juan: yo te recomiendo  aprender las ciencias haciendo preguntas y buscando las respuestas. No perder la frescura de los niños por querer saber. Que nadie mate en vos el disfrutar por aprender. Te recomiendo no memorizar las fórmulas, sino pensar porqué son así. Si nadie te lo explicó busca vos la explicación.

Jaimito: es mucho para mí por hoy. Voy a pensar si tengo ganas y si vale la pena hacerlo. ¿Vos Juan, vas a venir a enseñarme ciencias?

Juan : no soy profesor de ciencias pero me gusta pensar y hacer pensar . Cuando quieras nos juntamos y filosofamos un poco sobre el mundo que nos rodea.

Luego de este breve diálogo, podemos sacar algunas conclusiones.
En primer lugar el niño desde pequeño, se dedica a preguntar. ¿Que es lo que pasa en el sistema educativo, que poco a poco deja de hacer preguntas y no quiere aprender o lo hace forzado?
Un motivo principal, es que ese niño va creciendo y le gusta cada vez menos que lo manden. Cuando la educación va dirigida hacia el niño y al adolescente en forma conductista, a forzarlo a aprender, el niño y el adolescente la rechazan porque es una norma que viene de afuera y no tiene en cuenta su interés. La pericia que tiene que tener el docente para ir guiando el proceso natural de preguntar y no forzarlo, sino desarrollarlo, es la clave para el  éxito de permanecer en estado de curiosidad. Para colmo, a medida que crece, rechaza más y más lo que viene de afuera y no es elegido por él o ella. Enseñar a partir de elecciones, proponiendo caminos alternativos para el desarrollo de lo que se enseña, educa para la autonomía. La educación actual  tiene poco en cuenta este punto, como el necesario desarrollo de la autonomía para que crezca el deseo continuo de aprender. Este es uno de los indicadores que muestran si estamos en el camino correcto de enseñar.
Por otro lado, cuando se hablan temas relacionados con la física, química u otras áreas de la ciencia , se comienza a utilizar un lenguaje que el niño y el adolescente no conocen. Esto resulta un obstáculo insalvable para comprender sobre lo que se está hablando.Es conveniente partir de experiencias de la vida cotidiana, en donde se usen las palabras corrientes en uso. Luego se puede ir agregando palabras nuevas dándoles su significado específico. Conviene como ya dije, tratar de observar situaciones de la vida cotidiana pero además transformarlas en situaciones problemáticas a ser resueltas. Esto obliga continuamente a pensar soluciones y a hacer otras preguntas. Conduce a la autonomía, y además promueve el interés ya que permite descubrir el sentido vital de lo que se busca saber y para que sirve en lo concreto. Esta es una de las grandes debilidades de la enseñanza actual, que muchas veces se olvida de dar sentido práctico y cotidiano a cada tema que se enseña.
El disfrutar el aprendizaje científico debe ser uno de los contenidos actitudinales a conseguir. El niño debe aprender a través de un proceso a disfrutar este aprendizaje. Esto tiene relación directa con la capacidad de preguntar y de satisfacer la curiosidad. Simultáneamente tiene que ver con el gozo de ver que el aprendizaje sirve para que viva mejor, o por lo menos para comprender que es lo que pasa.
Deberían medirse estas competencias o capacidades a adquirir, en una tabla de crecimiento personal en donde se pueda ver la evolución de cada alumno.
También es importante el testimonio. Conocer la vida del descubridor del tema que estoy enseñando, puede motivar al que aprende, a descubrir que es posible descubrir algo, y también como lo hicieron. Es mejor conocer personas que descubren a sólo tratar descubrimientos.
Que el alumno quiera aprender, es el mejor indicador de un excelente docente.


                                                  Julio Daniel Nardini


Follow leonidascon300 on Twitter Compartir en Facebook con mis amigos Compartir HAGA CLICK EN ETIQUETA Y VERÁ TODAS LAS ENTRADAS RELACIONADAS CON EL TEMA.