lunes, 21 de junio de 2010

La educación en Roma, en el último período de la República y durante la Edad imperial.

El surgimiento de las escuelas en el Imperio como desafío de educar a los pueblos. Diálogo y asimilación entre la cultura romana y la civilización helénica. Reflexiones sobre la situación actual desde la historia de la educación y la prospectiva filosófica sobre como educar.



El Estado ciudadano se va formando como Estado Imperial. Ya conquistada Italia, a través de la guerra con Cartago, va a la conquista del mundo. Los miembros del Senado son elegidos entre los que demostraron capacidades políticas superiores en anteriores cargos electivos. Se va produciendo la romanización del mundo pero conservando los rasgos propios de cada pueblo. Se produce la asimilación de cada pueblo, pero notablemente, en muchos casos se da el orgullo de ser romano. Esto demuestra la cohesión y fortaleza de la sociedad como civilización. También en los romanos se da una fascinación por la civilización helénica que fortalece la propia cultura. Esto produce cuestionamientos en la propia sociedad de parte de sectores que rechazan esa fascinación. También se producen convulsiones, guerras civiles y luego una cierta descomposición social.
Surge una nueva educación: la educación literaria. El maestro, el literatus o pedagogo, puede ser un esclavo o un liberto griego. Aparecen las escuelas privadas, en donde el litterator enseña a leer y escribir, el grammaticus enseña gramática latina y griega, haciendo comentarios de la Historia y la Filosofía. La escuela de Retórica, a partir de los 16 años, en donde se otorga la toga viril, desarrolla la elocuencia, necesaria para la vida ciudadana. Esto capacita para la carrera política abriendo las mentes a una cultura universal en donde triunfa lo griego y el modelo es el Hombre orador; valorando la actitud pública, el ocio y no el negocio. A esto se opone Catón reivindicando el antiguo espíritu de Roma. Esta posición no prosperará. Mientras tanto la filosofía en Roma prospera con Cicerón, a través del epicureísmo y otras escuelas.

La educación durante la edad imperial.


Augusto inaugura el régimen personal, como Princeps. La romanidad se va extendiendo. Aumenta el cosmopolitismo y se va produciendo la unificación. La Pax romana, permite el desarrollo de la civilización, como nunca antes se había dado. Se va descubriendo una humanidad común y la solidaridad entre los ciudadanos. El Curriculum se va formando con la Gramática y la Retórica. Surgen las escuelas imperiales ya que hay un interés del Estado en afianzar la identidad. Se da a través del aliento a las escuelas municipales de gramática y retórica. Estas sobrevivieron en occidente a la caída del imperio romano, a través de las escuelas eclesiásticas. La Filosofía y la Pedagogía se sintetizan magistralmente en Marco Aurelio, que orienta a todo un imperio y lo expresa a través de su libro Pensamientos, escrito durante su campaña militar. Séneca ( 3 a 65 dc) es un modelo excelente de la figura estoica. Se va logrando la interiorización de la vida moral. El maestro forma al discípulo y lo ayuda a desarrollar la personalidad. La pedagogía lleva al dominio de las pasiones hasta desembocar en la sabiduría. Con Quintiliano se dan las Institucioes Oratorias. Con Galeno (130 a 201 dc), la sabiduría en la Medicina, es ayudar a la Naturaleza en el desarrollo de las fuerzas de la salud en el hombre. Ejerce una docencia para la salud que beneficiará a la Edad Media. Por último Plinio, se dedica a enseñarnos sobre la Historia Natural.

Prospectiva Filosófica y educativa

La educación tiene relación directa con el estado de la sociedad. Cuando esta necesita unificar a sus ciudadanos en un sentir común, le encomienda a las escuelas esta función. Roma había crecido mucho en extensión y necesitaba consolidar su identidad. Por otro lado ya las familias patriarcales se habian debilitado en su función de formación en las viejas costumbres que eran la esencia de la fuerza de Roma. Si analizamos la educación actual en la cultura occidental vemos la debilidad de las familias para transmitir una cultura común, que existe parcialmente en cada nación. Las familias, en un modelo pluricultural, en cuanto a los valores, no determinan una influencia común sino acentúan la diversidad, y esto debilita la cultura de cada nación. En América Latina y en África no hay un proyecto de Nación claro, del cual los colegios se apropien para educar en una dirección. Este es un primer aprendizaje que debemos hacer. Si cada Nación logra definir un proyecto de país, los colegios pueden ubicar sus fuerzas educativas en esa dirección. Cuba si lo tiene, pero con algún sesgo autoritario, Y Estados Unidos, sigue teniendo un destino manifiesto que se transmite en la educación, aunque no alcanza a estudiar y comprender con mayor respeto a las naciones que tienen menor fuerza que ella y que la rodean, olvidándose, en muchas oportunidades, de asociarse a ellas para un desarrollo conjunto y solidario. A partir del siglo de las luces, lo curricular, por la enciclopedia francesa, quedó colocado en el lugar central y desvinculado de otro tipo de consideraciones. La educación democrática sí ha permanecido como línea de acción pero con la idea de que conocerla con la razón tendrá los efectos que se buscan conseguir. La sola reflexión racional no es la salida para un cambio social.
Es valorable ver el surgimiento de la figura del maestro que forma al discípulo y lo acompaña en el desarrollo de la personalidad. Este desarrollo de la personalidad debe incluirse en lo curricular y toda acción educativa debe orientarse desde la figura del maestro que acompaña la formación de los discipulos. Así se logrará la interiorización de la vida moral que en definitiva es un bien esencial de la educación. No sólo se busca hombres ilustrados, sino buenos. Las instituciones de una República también educan; vemos así como en la carrera política se iban eligiendo los mejores hombres y como en toda acción había una acción educadora. Toda una sociedad es la que decide como educar a sus miembros, y no sólo cada colegio o docente en particular. La pregunta es si la televisión no tiene un peso excesivo, que en muchos casos supera al maestro, para educar a niños y jóvenes, y si lo que busca ella, es el Bien. En los paises arraigadamente islámicos, se logra, como sociedad, orientar la educación de los más jóvenes en una dirección, con la debilidad que no siempre la mujer tiene las mismas posibilidades que el hombre. Pero una cosa resulta evidente: la pujanza de la educación en naciones islámicas, como sociedades, va hacia un desarrollo, en cambio la pujanza del sistema educativo occidental, va hacia un debilitamiento y cierta decadencia institucional, en donde se dá la contradicción de que junto a un avance en los conocimientos se dá un descrédito institucional y una falta de interés por aprender. Esto tiene que ver con el divorcio entre familias y colegios, la crisis de las instituciones, la globalización junto al debilitamiento de los estados nacionales, el desafío de convertir las democracias representativas en crisis, en democracias participativas más solidarias. La figura de los griegos y romanos para nosotros debe ser señera y marcar rumbos, aunque el diálogo entre Oriente y Occidente nos deje planteado un método más humano y completo de educar.


Julio Daniel Nardini                                              



   Hacer clic aquí para ver            https://www.youtube.com/watch?v=ZHCPBYPy04U

                                                      VIDEO DE ROMA PARA NIÑOS


Follow leonidascon300 on TwitterCompartir en Facebook con mis amigosCompartirHAGA CLICK EN ETIQUETA Y VERÁ TODAS LAS ENTRADAS RELACIONADAS CON EL TEMA.