sábado, 12 de diciembre de 2009

La educación superior en Confucio

Como educar a los niños y jóvenes con la sabiduría de Confucio, promoviendo una educación superior. Sabiduría para maestros.



"Los principios de la educación superior, consisten en proteger el carácter diáfano del hombre, dar nueva vida al pueblo y morar (descansar) en la perfección, o sea el bien esencial. Sólo después de conocer la calidad de perfección en la que uno debe morar, podemos tener un propósito definido en la vida. Sólo después de tener un propósito definido en la vida, podemos alcanzar la tranquilidad de espíritu. Sólo después de alcanzar la tranquilidad de espíritu podemos gozar de un pacífico reposo. Sólo después de gozar un pacífico reposo, podemos comenzar a pensar. Sólo después de aprender a pensar, podemos lograr el conocimiento. Hay una base y una superestructura en la constitución de las cosas, y un principio y un fin en el curso de los acontecimientos. Por consiguiente, conocer el encadenamiento adecuado o el orden relativo de las cosas es el comienzo de la sabiduría".

Lin Yutang. La Sabiduría de Confucio.
Ética y Política capítulo XLII
Editorial Siglo XX.1978
Pág 130

Cuando Confucio habla de educación superior se refiere a la formación de discípulos y seguidores. Ellos tiene que ser formados para luego poder formar reinos y pueblos Así sucedió en China por mil años.
Proteger el carácter diáfano del hombre. Se tiene que descubrir el más noble aspecto del carácter de cada hombre y hacerlo diáfano, que aparezca a la luz y se vea. Descubrir el centro de la persona, con lo mejor que tiene, y ayudarlo a desarrollar. Lo mismo vale para un pueblo, para un grado, para un curso, para cualquier grupo que aprende. Un grupo, un pueblo tiene una personalidad y hay que ayudar a desarrollarla.
La perfección no se encuentra al final del camino, sino en el medio. Cuando se logra un equilibrio en la propia personalidad y se permanece en armonía, practicando la virtud, es allí donde se debe morar, habitar, permanecer. No es seguir haciendo y produciendo como se alcanza la perfección, sino viviendo desde esa armonía. Los actos saldrán armónicos y perfectos. Nos replantea el modo como educamos. Intenta formar discípulos y no tener alumnos
Cuando logramos experimentar la perfección en algún aspecto, aprendemos a permanecer en ella y buscamos hacerlo en todos los aspectos de la vida, paulatinamente. Ya se alcanza la perfección, que no está al final del camino necesariamente, sino en cada momento donde se logra la armonía y un orden social y personal. Desde esta experiencia, un pueblo, un hombre aprende a ponerse  metas en la vida y a definir un sentido para su vida. A medida que voy consiguiendo vivir ese sentido de vida, voy alcanzando la tranquilidad de espíritu y permanecer en esa tranquilidad es la felicidad. Todo un programa de educación. Mi intención al colocar la enseñanza de Confucio en este blog, es colaborar y servir a los formadores de personas, con humildad y amor , para que alcancen esa armonía. Poniendo al alcance de la reflexión, esta sabiduría que proviene del Asia, y que muchas veces está escondida para el mundo occidental.
Sólo cuando estamos en un pacífico reposo y lo podemos gozar (¡¡¡feliz estado éste!!!) es que podemos comenzar a pensar. En este silencio interior es que surge la reflexión. Debe haber una pedagogía del silencio interior. Sólo aprendiendo a pensar se obtienen conocimientos. Dando paso a paso se va logrando la estructura humana y social; se va logrando aprender y desarrollar la personalidad de un hombre y un pueblo.
Saber dar adecuadamente esos pasos es el comienzo de la sabiduría.
Para que un maestro o profesor, logre enseñar con la sabiduría de Confucio, debe reconocer en primer lugar lo mejor del carácter de sus alumnos y aquellos aspectos de su constitución y personalidad, que son buenos, aunque pueden estar desviados. Debe educar desde ellos.
En nuestra mentalidad occidental, siempre se quiere más y se considera que la perfección es seguir siempre creciendo. Como que la perfección fuera algo inalcanzable. Esto no responde a la realidad y determina mal nuestro modelo educativo.
Cuando se logra una cierta perfección, que tiene relación con la naturaleza que tengo y con las posibilidades de cada alumno y del grupo, lo que propone Confucio es permanecer en esa perfección y desde allí plantearme el querer aprender. El deseo de aprender es fundamental para hacerlo. Hoy falta. Cuesta motivarlo y lograrlo en los alumnos. Una de las cuestiones que suceden es que no les explico que relación tiene ese conocimiento con la vida cotidiana, y su utilidad para mi vida y la de los que me rodean. Aquí hay una primera relación con el propósito de la vida que tengo que plantear. Debo educar de tal forma que cuando un alumno adquiere un conocimiento y lo aplica a su vida perfectamente para él, debe aprender a disfrutarlo,

tener gozo y permanecer en él. Así estará ese alumno tranquilo y pacífico. y desde esa actitud de ocio filosófico puede seguir aprendiendo. Cuando descubre una relación causal con cada conocimiento que va adquiriendo, allí comienza la sabiduría.

Julio Daniel Nardini



Follow leonidascon300 on Twitter
Compartir en Facebook con mis amigos
Compartir


HAGA CLICK EN ETIQUETA Y VERÁ TODAS LAS ENTRADAS RELACIONADAS CON EL TEMA.