martes, 23 de junio de 2009

Santo Tomás: Cinco Vías para la demostración de la existencia de Dios

Argumentos tomistas para la demostración de la existencia de Dios.

Dado que la creencia en la existencia de Dios es fundamental para la salvación, Dios la ha dado a conocer a todos los hombres en los textos sagrados y en la fe. Pero Santo Tomás fue optimista en cuanto a las capacidades de la razón humana y consideró que también podemos conocer la existencia de Dios con las fuerzas de la razón natural. Se llaman “Cinco Vías” a los cinco argumentos que expone en la “Suma Teológica” y que le permiten demostrar su existencia.
Estas pruebas (o vías para llegar a su existencia) tienen antecedentes en otros filósofos, particularmente Aristóteles. A diferencia del argumento ontológico, que el propio Tomás de Aquino rechaza, las Vías comienzan por la observación de rasgos del mundo que se ofrecen en la experiencia (en este sentido se puede decir que son argumentaciones a posteriori). Dado que la fe afirma que Dios ha creado el mundo, es razonable suponer que en las criaturas podemos encontrar una huella o vestigio cuya correcta comprensión nos ayude a remontarnos a Él como causa.



El esquema común a las Cinco Vías es el siguiente:

1. PUNTO DE PARTIDA: un dato de experiencia, un rasgo que se puede observar en las cosas y que es distinto para cada Vía (movimiento, causalidad, existencia dependiente de otro ser, perfección, conducta final).

2. PRINCIPIO METAFÍSICO: en un segundo momento, Santo Tomás introduce un principio de índole filosófico o metafísico a partir del cual desarrolla la prueba (todo lo que se mueve se mueve por otro, nada de lo que experimentamos es causa de sí mismo, ...).

3. IMPOSIBILIDAD DE SERIES HASTA EL INFINITO: este momento es particularmente claro en la primera y segunda Vía, en donde se señala expresamente la imposibilidad de prolongar hasta el infinito la serie de motores y la serie de causas eficientes, siendo necesario detenerse en un término.

4. TÉRMINO: las Vías concluyen en la afirmación de la existencia de Dios y en cada caso atribuyéndole un rasgo característico (Dios como Primer Motor, como Primera Causa, como Ser Necesario, como Ser Perfectísimo, como Ser Ordenador). Los nombres dados a Dios en cada una de las Vías se fundamentan en la consideración de las cosas del mundo como efectos de su poder creador; pero esos efectos no son proporcionales a la causa (a Dios) dada la radical distancia que le separa de las criaturas; sin embargo, por cualquier efecto podemos deducir la existencia de la causa correspondiente, así por los efectos de Dios en la creación podemos demostrar su existencia, aún cuando no podamos tener un conocimiento exacto de cómo es Él en sí mismo.






LAS CINCO VÍAS


Punto de partida
Por el movimiento
Por la subordinación de las causas eficientes
Por la contingencia de los seres
Por los grados en las perfecciones de los seres
Por el orden del universo y la finalidad interna de los seres naturales

los sentidos nos muestran que en el mundo hay cosas que cambian
la experiencia muestra que en el mundo sensible hay causas eficientes
encontramos que las cosas pueden existir o no existir (son contingentes)
en la naturaleza hay una jerarquía de valores o perfecciones
hay cosas que no tienen conocimiento y sin embargo obran por un fin

Principio metafísico todo lo que se mueve es movido por otro
no hay nada que sea causa de sí mismo
los seres contingentes no tienen el principio de su existencia en sí mismos
lo perfecto no puede tener su origen en lo imperfecto sino sólo en algo aún más perfecto
los cosas que carecen de conocimiento solo puede tender a un fin si alguien que entiende las dirige

Imposibilidad de las series hasta el infinito
en la serie de motores no se puede seguir indefinidamente
en las causas eficientes no es posible proceder indefinidamente
no es posible la serie indefinida de seres relativamente necesarios

Término Debe haber un Primer Motor no movido por nadie
Debe existir una Causa Eficiente Primera
Debe existir un Ser absolutamente Necesario
Debe existir un Ser Perfectísimo
Debe existir un Ser Inteligente que dirija a todas las cosas naturales

Conclusión
DIOS EXISTE


TEXTOS DE SANTO TOMÁS

En el siguiente texto, Santo Tomás propone partir de los sentidos para conocer la existencia de Dios, con la pertinente aclaración de que ello no implica alcanzar un conocimiento adecuado de la esencia divina, dada la radical distancia ontológica existente entre Dios y los seres finitos.


Nuestro conocimiento natural empieza por los sentidos. De ahí que nuestro conocimiento natural sólo pueda llegar hasta donde le lleva lo sensible. Lo sensible no puede llevar a nuestro entendimiento hasta ver la esencia divina, pues las criaturas son efectos de Dios que no se pueden equiparar al poder de la causa. De ahí que el conocimiento que se tiene a partir de lo sensible no puede llegar a conocer todo el poder de Dios. Consecuentemente, tampoco puede ver su esencia. Pero, como quiera que son efectos dependientes de El como causa, en este sentido podemos partir de los efectos para saber que Dios existe; así como lo que es necesario que haya en El por ser la primera causa de todo, por encima de todo lo causado. Por lo tanto, podemos conocer la relación existente entre El y las criaturas, esto es, la relación de causa en todas ellas; y también podemos conocer la diferencia existente entre El y las criaturas, esto es, que El no es nada de lo que ha sido causado por El. Y no es nada de todo eso porque le falte algo, sino porque lo supera todo.

Santo Tomás, Suma Teológica I, cuestión 12, artículo 12


Edición en papel:
Historia de la Filosofía. Volumen 2: Filosofía Medieval y Moderna.
Javier Echegoyen Olleta. Editorial Edinumen.


Follow leonidascon300 on Twitter
Compartir en Facebook con mis amigos
Compartir


HAGA CLICK EN ETIQUETA Y VERÁ TODAS LAS ENTRADAS RELACIONADAS CON EL TEMA.